Invisibles ante la pandemia de la Covid-19 en República Dominicana

El 19 de marzo el Estado dominicano decretó el Estado de emergencia, que restringía los horarios de movilidad de todas las personas. Las primeras dos semanas fueron de extrema ansiedad al saber que estás obligado a permanecer en casa y salir sólo cuando fuera realmente necesario en el horario permitido. Pero en medio de mi preocupación había otras que cada día aumentaban, relacionadas a la población con la cual he trabajado en los últimos diez años.

Seguir leyendo en: http://www.amphibiousaccounts.org/#!/es/publicacion/invisibles%20ante%20la%20pandemia

UNA FLOR PARA FLOYD

Desde República Dominicana,  en el punto donde colonialistas colgaron la cabeza del anti-esclavista Lemba Calembo, gritamos, el racismo tampoco nos deja respirar. Junto a George Floyd, recordamos el linchamiento de Claude Jean Harri, el asesinato de Ney Henríquez Díaz a manos de la policía. La Sentencia Racista del Tribunal Constitucional. Denunciamos el ataque de nacionalistas contra Afros a los que se les acusa de no ser dominicanos por su color de piel.

El asesinato de Floyd es la gota que derrama nuestra paciencia. Somos parte de una muchedumbre que en todo el mundo grita hambrienta de justicia social: ¡LAS VIDAS NEGRAS IMPORTAN! Las vidas de los pueblos condenados por su origen, por su color o sus rasgos físicos, por su cultura importan! Denunciamos el racismo imperialista de los EEUU, y también el racismo local. Aquí en República Dominicana el racismo está más vivo que nunca… ¡NO PODEMOS RESPIRAR!

Nos unimos al repudio universal por el asesinato de Floyd y de todos y todas las que como él han caído a manos de la violencia policial, institucional, colonial racista y xenófoba.  Manifestamos solidaridad y compromiso para desterrar el racismo del mundo y la falta de aire libertario que asfixió a Floyd y a tantos y tantas hermanxs nuestrxs. Con él demandamos derechos y pago de deudas históricas, reparación a los afroamericanos, a los pueblos afrodescendientes del mundo, indígenas, africanos victimas del colonialismo y el régimen de la esclavitud en las Américas y África.

Nos han matado tantas veces, con cada muerte renacemos. Renace nuestra rebeldía, de frente a un sistema imperialista que asfixia a miles de hombres y mujeres que sufren en carne propia el crimen del racismo de Estado.

Junto a Floyd y su pueblo, marchan y luchan dignamente -también oprimidos,  maltratados de múltiples maneras- nuestros hermanos/as del mundo colonizado, emigrantes árabes, asiáticos, descendientes de pueblos originarios y sectores empobrecidos, que sufren las crueldades de ese poder imperial lleno de odio y vandalismo institucionalizado.

A más de 400 años de la esclavización, a más de 50 años de la llamada lucha por los derechos civiles, apelamos a las exigencias de respeto a los Derechos Humanos de Malcolm X.  Apelamos al sueño de Martin Luther King, ya son ciento cincuenta años después “y el negro aún no es libre” y “todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra.” Apelamos a Mama Tingo en su lucha por el derecho a la tierra de los campesinos afrodominicanos. Apelamos a la memoria de Liborio,  como él, “¡NO COMEMOS PENDEJÁ!”.

¡Mientras los africanos, afroamericanos, afrodominicanos y afrodescendientes del mundo vivan un estado de exclusión social, de racismo, de pobreza y un régimen brutal policial, no habrá paz

¡NO AL RACISMO! ¡DÉJENNOS RESPIRAR! ¡MIENTRAS NO HAYA JUSTICIA NO HABRÁ PAZ! ¡LAS VIDAS NEGRAS, LAS VIDAS RACIALIZADAS IMPORTAN!

“Muñecas negras” Un proyecto contra el racismo y para el empoderamiento de las mujeres en la República Dominicana.

Por: Raúl Zecca Castel

IMG_7964

“Me gusta aprender a hacer muñecas negras porque así hago algo parecido a mi: son negras y de pelo rizado,  como yo! Y al mismo tiempo me hace reflexionar sobre lo que realmente soy, me hace pensar que no es justo que las niñas tengan que jugar con muñecas en las que no pueden identificarse, porque las munecas que se venden normalmente son blancas, flaquitas y con el pelo rubio…però aqui son muy pocas las personas asì!”

Estas palabras de Bileysi, una joven dominicana de ascendencia haitiana, resumen a la perfección el espíritu de este nuevo proyecto popular que se está desarrollando en el país caribeño con el propósito de empoderar a las mujeres de los bateyes, pequeñas comunidades de tipo rural dispersas entre las inmensas plantaciones de caña de azúcar.

Liderado por Ana María Belique y Elena Lorac, miembras fundadoras del movimiento Reconoci.do, un colectivo juvenil que lucha contra la discriminación racial y en favor del reconocimiento de la identidad afrodescendiente en la República Dominicana, el proyecto “Muñecas negras” consiste en talleres semanales, en que las participantes aprenden a fabricar hermosas muñecas de tela, al tiempo que tienen la oportunidad de ir desarrollando un enfoque crítico sobre temas que tocan directamente sus vidas, como la violencia de género y, justamente, el racismo.

La mayoría de las mujeres que acuden a los talleres, de hecho, son jóvenes afrodescendientes, hijas de inmigrantes haitianos empleados como braceros desde largo tiempo en las rentables plantaciones de caña de azúcar, donde trabajan en condiciones de semiesclavitud; mujeres que por vivir en esos lugares aislados, por ser negras, pobres y, en fin, por ser mujeres, no tienen posibilidad de insertarse en el mercado laboral oficial y son objeto de continuas discriminaciones y violencias.

Aun siendo un país con una población mayoritariamente negra, la República Dominicana tiene una cuenta pendiente con su herencia africana y, en especial, con el aporte histórico de la vecina Haití.

Esta negación y este rechazo, compartido y generalizado, a lo negro y a lo haitiano, finalmente, se ha reflejado en una política gubernamental discriminatoria. A través de una controvertida reforma constitucional, incluso aplicada con carácter retroactivo, en el 2013 se despojó de la nacionalidad dominicana a decenas de miles de personas nacidas en el país pero cuyos padres son extranjeros.

A raíz de esa reforma constitucional, Belique y Lorac se han sido dos liderezas del movimiento Reconoci.do, el cual tiene como  objetivo  defender los derechos de las personas afectadas, promoviendo manifestaciones, debates y demandas colectivas. Pero mas allá de las grandes movilizaciones, también sintieron la necesidad de trabajar desde abajo, en el día a día, construyendo conciencia y conocimiento junto a las personas más desfavorecidas, el anillo mas débil de la cadena: las mujeres de los bateyes, quienes ni siquiera tenían los recursos culturales para emprender una lucha tan grande.

Así nació la idea de “Muñecas negras RD”, como forma concreta de lucha y resistencia cotidiana: utilizar un objeto tan simple como una muñeca de tela para concientizar, empoderar y, tal vez, rescatar la vida de las mujeres. Recuerda Belique:

“Hace mucho que venía soñando con realizar algo junto a la población bateyera a la que pertenezco. Quería realizar algo práctico, inmediato, que conjugase la acción con la teoría, y pensé: ¿qué mejor manera que reflexionar y, al mismo tiempo, actuar para deconstruir los estereotipos de belleza que históricamente nos han impuesto desde niñas? Ese fue el pensamiento: ayudar a nuestras jóvenes a reconocerse como negras, valientes y guerreras que luchan cada día contra las adversidades en una sociedad que menosprecia a lo negro y lo inferioriza”.

0f087f67-4609-44ad-ac78-c2d227fdbd4a

El primer taller del proyecto se celebró el pasado marzo del 2019 en el batey Sabana Larga, en la provincia de Monte Plata, a unos 50 kilómetros al norte de la capital, Santo Domingo. Desde entonces, todos los sábados, un número creciente de mujeres ha seguido reuniéndose para fabricar decenas de muñecas negras, ejemplares únicos, enteramente realizados a mano, con su cabello naturalmente rizado y alegres vestidos de colores. Durante los talleres, las participantes trabajan en grupos, ríen y se

divierten, pero también conversan, discuten y razonan sobre sus vidas, planteándose preguntas y posibles soluciones a los problemas que sufren por su condición social.

“Los talleres –agrega Ana María Belique– ayudan a elevar la autoestima facilitando conversaciones sobre derechos humanos, discriminación estructural, apatridia y negritud. Pero a la vez, son una oportunidad para que las mujeres desarrollen una habilidad que les pueda generar ingresos”.

En efecto, las muñecas fabricadas por las mujeres en los talleres están a la venta, y las ganancias sirven para seguir desarrollando el proyecto y también para ayudar económicamente a las participantes. Sin embargo, por el momento la iniciativa se mantiene gracias a la colaboración de amigos y amigas que creen en la importancia de este trabajo, pero el propósito para el 2020, afirma Ana, es

“involucrar a más comunidades y a más mujeres. Por esta razón, necesitamos el apoyo y el sostén de todos. Ver a las mujeres amar estas muñecas negras nos llena de orgullo y nos hace sentir que vamos por el buen camino. Ellas son las que le dan sentido a nuestro trabajo”.

Publicado en acento.com.do

INICIATIVA MUÑECAS NEGRAS RD

Muñecas negras RD es una iniciativa que busca el empoderamiento de mujeres negras y niñas de comunidades de bateyes de la Rep. Dom. Trabajamos con muñecas desarrollando talleres con temas relacionados a la negritud, la identidad,  la afrodescendencia, cuestiones género entre otros.1899302f-5f38-42b3-bdb3-dd7c2baf726d

Con Muñecas Negras RD se desarrolla una metodología de trabajo con la comunidad  que combina aspectos teóricos prácticos para promover los conocimientos y las capacidades de las mujeres negras.

La iniciativa inició en Marzo del 2019, llevando a cabo talleres los días sábado. Las participantes de los talleres son mujeres y jóvenes de 14 en adelante,  son jóvenes afrodescendientes, hijas de migrantes haitianos, algunas a pesar de haber nacido en el  país se han visto afectadas por la política de la desnacionalización y la sentencia 168-13 de diversas formas, principalmente con relación a sus documentos de identidad.

La discriminación racial es otro  de los elementos importantes que constantemente afecta a la población dominicana de ascendencia haitiana, razón por la cual entendemos es importante trabajar en el empoderamiento sobre la identidad, la autoestima y la afrodescendencia de una manera integral y esta iniciativa es  una manera de impulsarse como actoras empoderadas de su propia realidad.

Otra de las motivaciones que tiene la iniciativa es la generación de recursos económicos por parte de las integrantes, ya que al ser mujeres pobres, bateyeras sus posibilidades de insertarse al mercado laboral es limitado, los constantes cuestionamiento sobre su nacionalidad dominicana, su identidad, la discriminación racial y las  limitaciones en cuanto a capacidades técnicas  desarrolladas hace más difícil la inserción espacios laboral de los y las dominicanas de ascendencia haitiana.

Ana Belique
Lider del Movimiento reconoci.do y Coordinadora de la iniciativa muñecas negras rd

La iniciativa es liderada por Ana María Belique y Elena Lorac miembros fundadoras del movimiento reconocí.do colectivo de jóvenes que luchan por la reivindicación de la nacionalidad dominicana.

Hemos contado con la colaboración de una profesora  María de Jesús Macedo que de manera desinteresada ha estado acompañando al grupo en el aprendizaje de  las técnicas para la elaboración de las muñecas.

Las integrantes están muy avanzadas en la elaboración de muñecas, hemos desarrollado una dinámica que  permita que todo se desarrolle a manos, para que las limitaciones de equipos mecánicos no limiten las posibilidades de aprender y la creatividad, sin embargo hemos llegado a un nivel que consideramos importante contar con máquinas para perfeccionar el trabajo que se ha venido realizando.

Hasta el momento la  iniciativa ha sido posiblemente gracias a la colaboración generosa de amigas y amigos que han creído en lo importante de este tipo de trabajo y han aportado generosamente para el éxito de la misma.

En el link  https://www.gofundme.com/f/munecas-negras-identidad-y-resistencia podrán encontrar detalles de las donaciones que hemos recibido para la iniciativa.

Queremos en el 2020 seguir avanzando en otras comunidades educando y empoderando a las mujeres y jóvenes a través de esta hermosa iniciativa.

Seguiremos extendiendo esta iniciativa si contamos con el apoyo y la generosidad de personas que creen en nosotras y que creen que es posible aunque sea con poco a poco aportar al cambio social.

174b3011-42f2-4ed1-9e38-a0388c5773cd

Pueden seguir en nuestras redes sociales para conversar con nosotras y ver lo que vamos subiendo día a día.

Hay muchas formas de colaborar, escribenos!

Instagram: #mujeresnegrasrd #muñecasnegrasrd  Facebook: #muñecasnegrasrd

Facebook and instagram: anabelique

 

 

 

12 de octubre NADA QUE CELEBRAR

*Manifiesto 12 de octubre, NADA QUE CELEBRAR. Memorias y nunca más olvido*

La memoria es un atributo surgido en el paisaje del tiempo. Es un lenguaje cargado de futuro que no está exento de soledad, melancolía, dolor y resistencia. Es un dominio dotado de razón y por supuesto, es el lugar donde el Ser cultural adquiere sentido, cuando se abre al entendimiento de cómo han sido diseñados los senderos y relatos donde los pueblos originarios de la isla (Bohío o Haití) han sido catalogados de vencidos, exterminados o simplemente olvidados.

La conmemoración del 12 de octubre como el Día de la Raza, por parte de un Estado colonial que da continuidad, a un lenguaje de exclusión, ocultamiento y valorización de la cultura hispana invasora, nos dice claramente que tenemos la necesidad de descolonizar la memoria para descolonizar a la sociedad, de quitar monumentos en las plazas y ciudades, además de eliminar las narraciones racistas, xenófobas y discriminatorias con que se redactan los libros de textos escolares.

Se va descolonizando mientras se cambian los nombres a la plaza España y al parque Colón, se retiran las injustas estatuas: la del Comendador Nicolás de Ovando, y la del invasor Cristóbal Colón. Se descoloniza, cambiando el nombre de dicho parque, por el de la Cacica Anacaona y se eleva su figura histórica colocándola en lo alto, para que no esté jamás avasallada, a los pies del opresor.

Se descoloniza cuando se deja de celebrar el 12 de octubre como “Día de la Raza”, “de la hispanidad”, o “encuentro de las culturas”. Cuando las narrativas cambian y los textual deja de referenciar la hispanidad como un buen legado y se narra sobre el genocidio e invasión. Cuando la resistencia se plasma como un continuum hasta descolocar los imaginarios y los procesos de dominación estatal. Se descoloniza cuando apostamos por nombrar al 12 de octubre como “día de la resistencia indígena”.

Los pueblos originarios arahuacos y africanos son participe de lenguajes y acciones que manifiestan resistencia y presencia viva en la cultura isleña. Articulan caminos, promueven diálogos, construyen y recrean identidades, porque no estamos agarrotados de soledad, ni perdidos, olvidados o aniquilados. Formamos parte de un contingente de hombres y mujeres que saben, hacen y construyen futuro. Levantamos nuestras manos, recordamos, recuperamos y resistimos a las voces académicas, instituciones coloniales y personajes canallescos que defiende a un grupo, élite que se considera blanca, y única heredera de privilegios. Resistimos contra un modelo civilizatorio que se impuso brutalmente, contando con la soldadesca y gobernantes castellanos, un 12 de octubre de 1492.

Estamos aquí para reclamar a los escépticos, poetas, intelectuales, gobernantes y a la oligarquía, que nosotros/as estamos vivos y que nuestros dioses, abren “la boca” como legión nombrando esperanza y exigiendo respuestas sobre los robos y hurtos al erario público; reclamando: respeto a la mujer, la tierra, vivienda digna en suelo habitable, detener los desalojos, el derecho al agua limpia, a tener comunidades que reconozcan su riqueza cultural y a una biodiversidad sana, garantía de todos los derechos humanos. Reclamamos una memoria que no segregue por color, religión o diversidad de pensamiento. Estamos aquí diciéndote que somos senderos de futuro y nunca más olvido.

Firmado en Santo Domingo, República Dominicana el 12 de octubre del 2019:

*Guabancex, Viento y Agua / Acción Afro-Dominicana / Centro de Estudios Sociales 14 de Junio / Goayza /* *Reconocid.do / Enriquillo Joven, Neiba / Cero Discriminación RD / Grito de los Excluidos / Fundación Juan Bosch / Caribewa, Taíno Studies / Coophabitat / Comisión Nacional de los Derechos Humanos / Centro Cultural Dominico Haitiano (CCDH) / Red Urbano Popular*

Día de lucha, de rebeldía y resistencia

En nuestro encuentro de esta semana conversamos con Eduardo Saint Jean sobre el día de la Raza, un poco de curiosidad nos llevó a preguntar sobre el tema de como los haitianos ven o bien celebran la fecha del 12 de octubre, ya que del lado este de la isla, la República Dominicana celebra el día de la raza, muchos colegios han denominado como el día encuentro de culturas. entonces en nuestro diálogo hemos querido preguntar a nuestro compañero y amigo Eduardo como se ve desde Haití esta festividad, compartimos a continuación su respuesta.

“Nosotros somos víctimas de este evento histórico por lo tanto no lo podemos celebrar, al contrario había una estatua y el pueblo lo tiro al mar, la destruyeron”

Eso fue un gran gesto, en República Dominicana al lado de la catedral tenemos la estatua de Cristóbal Colón y tenemos varias otras estatuas de los colonizadores, en Haití existen estas estatuas o representaciones.

“No en Haití no vas a encontrar esas cosas, como te he dicho nosotros estamos en rebelión porque nosotros somos la principales víctimas de esta de este evento, por lo tanto no lo podemos celebrar, somos las principales víctimas y hasta el día de hoy tenemos las marcas en nuestros cuerpos, tenemos la marca de la esclavitud y aún estamos pagando por ello.

“Desde Haití escuchamos que se habla de fray Antonio de Montesinos, de Bartolome sin embargo decimos que Padre Las Casas es el protector de los Indígenas pero que es el asesino de los negros porque fue él que dio la idea o los consejos para que trajeran a negros de africa en lugar de seguir maltratando a los indígenas. Ellos entendían que los negros no tenían alma entonces, él fue por lo tanto que el protegió y defendió a los indígenas pero condenó a los negros”.

Contrario a la República Dominicana y otros países de América y el caribe, en Haití no hay estatuas ni calle que hagan honor a los colonizadores.

En ese sentido Haití sigue dando ejemplo de rebeldía y resistencia, como negros hoy 12 de octubre no tenemos nada que celebrar, como descendiente de los indígenas y primeros habitantes de isla quisqueya tampoco tenemos nada que celebrar, el 12 de octubre es un día que recuerda saqueos, destrucion y muerte. Hoy es día de resistencia #HablemosDeResistencia

El comienzo de un largo camino, sigo avanzando

¿Cómo llegué hasta aquí?

Hay muchos eventos a los cuales no suelo darle mucha importancia, tampoco suelo ser muy farandulera, pero la vida da tantos golpes que he ido aprendiendo a valorar cada momento y cada conquista.

Cada quien sabe las vicisitudes y las luchas libradas para poder llegar a donde está, muchas veces en el camino hasta se nos olvidan, sin embargo hay momentos en los cuales paramos y miramos hacia atrás, al detenernos nos damos cuenta de todo lo que ha significado cada paso de nuestra vida y las huellas que vamos dejando en la vida de los demás.

Existen conquistas que aunque sean individuales no son nuestras, ya que su transcendencia incluye a un colectivo.

A veces hacemos cosas simples, que muchos pensarán que cualquiera lo puede lograr porque de hecho muchos ya lo han hecho; sin embargo, las conquistas, las luchas y los logros, solo tú y los que te acompañan saben cuán significativo son.

Cuando yo tenía alrededor de 8 años un empleado del ingenio Quisqueya le dijo a mi padre que me entregara a él para yo acompañar a su esposa, era costumbre y creo que aún lo es algunas comunidades que familias numerosas y pobres enviaran algunos de sus hijos o hijas a vivir con otras familias con mejores condiciones de vida supuestamente para ayudarlos, en este caso la señora del empleado no tenía hijos y ellos prometían enviarme a la escuela y comprarme ropa; aunque nuestra condición no era tan buena, mi papá se negó a esa oferta y le dijo a aquel señor que su hija no iba a vivir con nadie y que estudiaría y se graduaría, el empleado sarcásticamente se rio y le dijo a mi padre que yo estudiaría para graduarme en el bar de Tomasa, en aquellos tiempos era como un prostíbulo y único centro de diversión que existía en el batey.

Desde aquel momento Papi había guardado aquella frase en su corazón. Ya estoy en los treintas, y aunque no me había graduado de la universidad, tampoco he tenido que irme al bar de Tomasa.

Desde el 2010 me he destacado como una de las principales líderes del movimiento Reconocido y representante de la lucha de los dominicanos de ascendencia haitiana, muchos ya saben cómo llegue hasta ahí, pero para aquellos que no saben les cuento.

Todo comenzó cuando decidí ingresar a la Universidad para iniciar mis estudios superiores, necesitaba un acta de nacimiento para completar el proceso, pero la misma me fue negada, la excusa que me daban era que mis padres eran haitianos y ellos debían investigar la condición legal que tenían mis padres cuando yo nací, ese proceso hizo que no pudiera ingresar a la Universidad ni ese año, ni el siguiente, ni el siguiente.

Anterior a ese proceso ya sabía que había ciertas dificultades con los hijos de haitianos pero no me imaginé que tanto, tampoco me imaginé que yo también pasaría por ese proceso pero así fue, mi caso no fue la excepción y tampoco fue uno más del montón.

Me dije a misma que no me quedaría de brazos cruzados y que lucharía para resolver mi situación, la de mi hermano y de la cualquier persona que estuviera pasando por lo mismo.

Y así fue como dos años después de mucha lucha, de procesos judiciales y movilizaciones me entregaron el acta; pero todo seguía igual, la lucha y las dudas sobre la situación legal de mis padres se mantuvieron y siguieron paralizando mi vida y la de muchos otros iguales a mí.

He continuado luchando por mí y por otros, pero a la vez seguí estudiando, logré entrar a la Universidad en medio de una lucha intensa como activista social. Como si fuera poco, en una de mis primeras clases una maestra me discriminó por mi cabello, me insultó en medio de un salón con más de 50 estudiantes; lo recuerdo como si fuera ayer, pero eso no me frenó, seguí adelante, apenas era uno más de los tropiezos que sabía que podría encontrar en los caminos de la UASD.

Soy de las personas que toma impulso en medio de las dificultades, cuanto más intenten aplastarme, más fuerte y resistente me hago. De las indignaciones he sacado fuerzas para pelear. Mis miedos y mi indignación no me paralizaron, al contrario, me hicieron fuerte y valiente.

Así es como he llegado hasta aquí hoy, siempre amé los estudios y mis padres vieron eso en mí; por eso se mudaron del Batey para el pueblo, para que yo pudiera estar aquí, que el batey no fuera mi todo, para que la falta de acceso a los estudios no me paralizara y claro, para no graduarme a los 13 o 14 años de prostituta en el bar de Tomasa.

Llegué hasta aquí no solo por mí, sino por mis padres quienes no pasaron de un 5to grado, por todos los hermanos y sobrinos que aún no han llegado aquí. Por todos mis compañeros y amigos de lucha que no pueden venir hasta aquí por diversas razones personales y por todos aquellos a los cuales el Estado les ha negado esta oportunidad.

Soy la primera de mi familia en alcanzar una Licenciatura pero, no seré la última, conmigo se abre un nuevo comienzo y lo he asumido como si mi destino fuera abrir caminos para otros.

No sé qué me depara el futuro, pero si por alguna razón todo se parara aquí, desearía que quedara esto como mensaje y lección para todos los han creído en mí y me han visto como ejemplo. Nadie dijo que sería sencillo ni fácil y no tiene por qué serlo, pero que las dificultades del camino no nos paren en el andar, pues hasta el momento nada me ha frenado, sigo avanzando.

Llego aquí hoy agradecida de la vida, del universo y de cada uno de mis ancestros.

Este es solo el comienzo de un largo camino.