La discriminación racial contra los dominicanos de ascendencia haitiana. Del Batey al activismo. 

img_7562Como investigadora y defensora de derechos humanos, tengo una conexión muy estrecha con la situación de los dominicanos de ascendencia haitiana en la República Dominicana. No solo como defensora y activista, por mi trabajo, sino también como afectada directa. De pequeña soñé con convertirme en una luchadora social o con participar en causas justas y relevantes de mi comunidad, pero jamás imaginé que
me tocaría tan de cerca y de manera tan real como la situación que viví en carne propia por mi origen haitiano. Por esta razón, en el transcurso de este escrito encontrarán que hablo en primera persona o sencillamente me incluyo en el colectivo de dominicanos/as de ascendencia haitiana que lucha por cambiar esta realidad.

Al igual que las personas que han sido afectadas por los eventos que voy a describir, mis padres son inmigrantes haitianos. Mi madre llegó a la República Dominicana a fines de los sesenta, y mi padre, de los setenta. Se conocieron en los bateyes agrícolas del este del país. Como hija de inmigrantes haitianos, nací en un batey; allí realicé mi primaria hasta el cuarto año, que era hasta donde había clases. El día a día en el batey no es fácil, pero no entendí las vicisitudes de la vida sino de grande; crecí en una suerte de burbuja, protegida siempre por los míos, pues allí la mayoría de los pobladores eran haitianos o descendientes de haitianos, a pesar de que había una diferencia marcada entre los novatos, los veteranos y los dominicanos.

Mi entorno siempre me contuvo, y por eso no era tan consciente de la discriminación por cuestiones de origen, aunque sí recibía matoneo de parte de mis compañeros de escuela: recuerdo cómo me atacaban por mi cabello crespo y la forma en que mi madre me peinaba. Aun así, la palabra “discriminación” no era todavía parte de mi vocabulario. Nunca se nos había hablado de eso ni de sus manifestaciones; si me preguntaran si alguna vez, hasta mis 17 años, sufrí discriminación, sería imposible para mí describirla.

Puedes darle al link a continuación y seguir leyendo en Rodríguez Garavito. ¿Cómo pensar la desigualdad desde los derechos humanos_ [web]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s