“Muñecas negras” Un proyecto contra el racismo y para el empoderamiento de las mujeres en la República Dominicana.

Por: Raúl Zecca Castel

IMG_7964

“Me gusta aprender a hacer muñecas negras porque así hago algo parecido a mi: son negras y de pelo rizado,  como yo! Y al mismo tiempo me hace reflexionar sobre lo que realmente soy, me hace pensar que no es justo que las niñas tengan que jugar con muñecas en las que no pueden identificarse, porque las munecas que se venden normalmente son blancas, flaquitas y con el pelo rubio…però aqui son muy pocas las personas asì!”

Estas palabras de Bileysi, una joven dominicana de ascendencia haitiana, resumen a la perfección el espíritu de este nuevo proyecto popular que se está desarrollando en el país caribeño con el propósito de empoderar a las mujeres de los bateyes, pequeñas comunidades de tipo rural dispersas entre las inmensas plantaciones de caña de azúcar.

Liderado por Ana María Belique y Elena Lorac, miembras fundadoras del movimiento Reconoci.do, un colectivo juvenil que lucha contra la discriminación racial y en favor del reconocimiento de la identidad afrodescendiente en la República Dominicana, el proyecto “Muñecas negras” consiste en talleres semanales, en que las participantes aprenden a fabricar hermosas muñecas de tela, al tiempo que tienen la oportunidad de ir desarrollando un enfoque crítico sobre temas que tocan directamente sus vidas, como la violencia de género y, justamente, el racismo.

La mayoría de las mujeres que acuden a los talleres, de hecho, son jóvenes afrodescendientes, hijas de inmigrantes haitianos empleados como braceros desde largo tiempo en las rentables plantaciones de caña de azúcar, donde trabajan en condiciones de semiesclavitud; mujeres que por vivir en esos lugares aislados, por ser negras, pobres y, en fin, por ser mujeres, no tienen posibilidad de insertarse en el mercado laboral oficial y son objeto de continuas discriminaciones y violencias.

Aun siendo un país con una población mayoritariamente negra, la República Dominicana tiene una cuenta pendiente con su herencia africana y, en especial, con el aporte histórico de la vecina Haití.

Esta negación y este rechazo, compartido y generalizado, a lo negro y a lo haitiano, finalmente, se ha reflejado en una política gubernamental discriminatoria. A través de una controvertida reforma constitucional, incluso aplicada con carácter retroactivo, en el 2013 se despojó de la nacionalidad dominicana a decenas de miles de personas nacidas en el país pero cuyos padres son extranjeros.

A raíz de esa reforma constitucional, Belique y Lorac se han sido dos liderezas del movimiento Reconoci.do, el cual tiene como  objetivo  defender los derechos de las personas afectadas, promoviendo manifestaciones, debates y demandas colectivas. Pero mas allá de las grandes movilizaciones, también sintieron la necesidad de trabajar desde abajo, en el día a día, construyendo conciencia y conocimiento junto a las personas más desfavorecidas, el anillo mas débil de la cadena: las mujeres de los bateyes, quienes ni siquiera tenían los recursos culturales para emprender una lucha tan grande.

Así nació la idea de “Muñecas negras RD”, como forma concreta de lucha y resistencia cotidiana: utilizar un objeto tan simple como una muñeca de tela para concientizar, empoderar y, tal vez, rescatar la vida de las mujeres. Recuerda Belique:

“Hace mucho que venía soñando con realizar algo junto a la población bateyera a la que pertenezco. Quería realizar algo práctico, inmediato, que conjugase la acción con la teoría, y pensé: ¿qué mejor manera que reflexionar y, al mismo tiempo, actuar para deconstruir los estereotipos de belleza que históricamente nos han impuesto desde niñas? Ese fue el pensamiento: ayudar a nuestras jóvenes a reconocerse como negras, valientes y guerreras que luchan cada día contra las adversidades en una sociedad que menosprecia a lo negro y lo inferioriza”.

0f087f67-4609-44ad-ac78-c2d227fdbd4a

El primer taller del proyecto se celebró el pasado marzo del 2019 en el batey Sabana Larga, en la provincia de Monte Plata, a unos 50 kilómetros al norte de la capital, Santo Domingo. Desde entonces, todos los sábados, un número creciente de mujeres ha seguido reuniéndose para fabricar decenas de muñecas negras, ejemplares únicos, enteramente realizados a mano, con su cabello naturalmente rizado y alegres vestidos de colores. Durante los talleres, las participantes trabajan en grupos, ríen y se

divierten, pero también conversan, discuten y razonan sobre sus vidas, planteándose preguntas y posibles soluciones a los problemas que sufren por su condición social.

“Los talleres –agrega Ana María Belique– ayudan a elevar la autoestima facilitando conversaciones sobre derechos humanos, discriminación estructural, apatridia y negritud. Pero a la vez, son una oportunidad para que las mujeres desarrollen una habilidad que les pueda generar ingresos”.

En efecto, las muñecas fabricadas por las mujeres en los talleres están a la venta, y las ganancias sirven para seguir desarrollando el proyecto y también para ayudar económicamente a las participantes. Sin embargo, por el momento la iniciativa se mantiene gracias a la colaboración de amigos y amigas que creen en la importancia de este trabajo, pero el propósito para el 2020, afirma Ana, es

“involucrar a más comunidades y a más mujeres. Por esta razón, necesitamos el apoyo y el sostén de todos. Ver a las mujeres amar estas muñecas negras nos llena de orgullo y nos hace sentir que vamos por el buen camino. Ellas son las que le dan sentido a nuestro trabajo”.

Publicado en acento.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s